Spread the love

Todo comienza con un tinte fantastico y propio de una novela de terror estilo Stephen King, en las desoladas, fría e inhóspitas tierras del Norte, bajo el yugo de una amenaza fantasmal que solamente se identifica bajo la frase: ‘El Invierno se hacerca’. Enmarcado por un mundo imaginario de hace cientos o miles de años que inmediatamente nos transportara a un limbo medieval recóndito que se encuentra en todos nosotros.

Una novela de fantasia épica, si así se le quisiera encasillar, pero en realidad es mucho mas que ello. Lo mas fantastico de estos 5 tomos se encuentra en las lineas provenientes de las prodigiosas palabras y compleja trama que envuelve a la saga de ‘Canción de Hielo y Fuego’, del Norte Americano George Raymond Richard Martin o mejor conocido dentro del mundo de la literatura fantástica simplemente como G. G. M.

El éxito actual de la novela probablemente dirán se debe a la reciente adaptación hecha por la cadena televisiva HBO, sin embargo creo que este fenómeno va mas allá de un simple proceso mercadologico tan propio de los gringos que ya han creado emporios multimillonarios con algunas otras adaptaciones de mediocres libros como es el caso de la Saga de ‘Twiligth’ entre otros ó como escuche en una amena platica nocturna, vivimos en una época del fervor de Sagas, precuelas y secuelas al por mayor, como si con ello pudiéramos saciar a los dioses Griegos de Hector y Aquiles.

Sin embargo Canción de Hielo y Fuego, es una gran excepción a la regla. Pero aqui va una primera recomendación para no caer en el juego de los trucos mentales creados por la maraña mercadologica y este mundo repleto de roleros Cinematográficos y sin trasfondo, que solo buscan saciarse bajo esquemas de la fantasía propia del siglo XXI en donde ‘Smeagol’ es jacarandozamente »picaro, travieso», y los vampiros son hermosos seres Fericos . Y esta recomendación es: Leer primero por lo menos las dos primeras entregas de la novela, y esto es: ‘a hueso’, y después si os gustáis, vean  la miniserie.

¿Por qué?. Sencillo, por que los libros simplemente son maravillosos. Y bueno esto es un hecho infalible, más alla de que siempre los libros sean mejores a sus homónimas adaptaciones, si no por que bajo este titulo en realidad G.G. Martín logró algo que en la novela de Fantasía Epíca no se había conseguido desde hace algunos años: Consolidar un producto de una altísima calidad literaria en el genero.

No voy a des enmarañar la trama en una cuantas lineas de un inculto servidor, sin embargo lo que si puedo decir de entrada para despertar un poco el eco de las lineas anteriores, es el hecho de que lo mas maravilloso de este libro radica en que, a pesar de ser una novela de fantasía absolutamente,  el recurso se encuentra utilizado bajo un velo muy sutil que con cuenta gotas va enganchando al lector y en momentos uno pensaría que son hechos reales los que narra el autor. Así que no esperen a ver en sus hojas criaturas espectacularmente fantásticas de un solo golpe. La Trama como un buen rubik y los personajes perfectamente modelados, son un deleite en los que radica para mi humilde opinión los fuertes y concisos cimientos de esta obra.

Así que recomendado para todos aquellos empedernidos de las novelas de mas de 4 tomos de 800 hojas, giros repentinos de los destinos del hombre y tramas propias de Mario Puzo, más que de Tolkien. Esta ‘canción’ creo vale cada centavo y minuto que le dediquen y definitivamente terminaran amando u odiando a cada unos de sus personajes, o muy probablemente lo podamos comparar con nuestra realidad y no una fantasía lejana. Dicho bajo las palabras de uno de los personajes de la novela nos daremos cuenta que: el poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos…(Varys).

admin
admin
Diseñador Grafico, apasionado de la Música, el cine y el arte.Amante de la naturaleza y de las noches de Luna llena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.